31 octubre 2007

La idea

Hoy os traigo algo distinto, un microcuento que he escrito para la 24ª Competición de Relatos Hiperbreves de Ciao.es. Se titula La idea.

Era... nueva. Acababa de nacer, surgida de un instante de genialidad, pináculo de cien avatares. Su padre (uno de todos aquellos honorables sabios) era un hombre noble, pacífico y tan inteligente que rechazaría en el futuro dirigir una gran y milenaria nación. Su madre era la más atenta de todas: la necesidad desesperada.

Recién nacida, ya era consciente de toda su perfección: era luz y calor, era el cosmos, y su realización total, plena. Poderosa, simple, temida y deseada como ningún otro recién nacido. Era una idea digna de fundar estirpe. Papá la odiaría: eso la entristeció un poco. Pero ella haría lo que debía y sería siempre inocente: la naturaleza y las ideas siempre lo son.

Espoleó a su blanca montura, rodeada por otros tres caballos enjaezados, y salió volando hacia la fábrica: tenía prisa. Recordó su nombre. Lo gritó a los 4 vientos y estallaron en un fulgor en cadena: ella era Bomba Atómica. El destino la llamaba.

3 comentarios:

Augusto Monterroso dijo...

(*** ) y media
:)

Suerte en el concurso

KalEl el Vigilante dijo...

Jaja, gracias. Participamos casi por obligarnos a escribir un poco: el premio es organizar la siguiente edición :D

Ronin, Er Padawan dijo...

El poder de las ideas, pueden dar miedo. ;)

Muy buen relato.