26 agosto 2014

Deep Breath/2: la conexión Baker

En el primer capítulo de la nueva temporada de Doctor Who, como comentaba en el anterior artículo, hay espolvoreadas referencias a diversos momentos del pasado de la serie: además de las ya mencionadas, y de la evidente referencia a la bufanda de Tom Baker, uno se pregunta si el momento "vagabundo" no era una velada conexión circunstancial con el Segundo Doctor, al que muchas veces se ha calificado de cosmic hobo.

Pero hay una referencia que creo que no es tan pasajera ni anecdótica, y es la que tiende un puente hacia The Caves of Androzani (1984) y The Twin Dilemma (1984). En Androzani, el Quinto Doctor sacrificó su vida para salvar la de su compañera Peri, a la que acababa de conocer en el serial anterior; en The Name of the Doctor (2013), el Doctor se lanza dentro de su línea temporal para rescatar a Clara Oswald, un acto de verdadera osadía y tremendamente arriesgado, justo cuando acaba de descubrir quién es ella realmente. Justo antes de regenerarse, al Quinto Doctor se le presentan los rostros de sus viejos aliados (y también de su mayor enemigo, el Amo); y en The Name, vemos las múltiples caras que ha llenado Clara en su desesperado intento por salvar al Doctor de la Gran Inteligencia. El interior de la línea temporal del Doctor parece un entramado de cavernas (o al menos un páramo yermo, abrupto y sombrío), y lo que Clara descubre en su extremo más oscuro es un Doctor desconocido, viejo y rechazado.

No es que sea un paralelismo fácil, no es evidente, no es una referencia a su vieja bufanda; por supuesto, el Doctor no muere en The Name of the Doctor, pero sí pisa finalmente su tumba, Trenzalore. Y aún así hay algo en el ambiente general que conecta ambos lugares: incluso Vastra nombra Androzani como uno de los puntos en la historia que la Gran Inteligencia está alterando.

Es bastante probable que cuando se cocnocen en Planet of Fire (1984) Peri se vaya con el Doctor entre otras cosas porque le atrae; no sólo por la promesa de emoción y de romper con el aburrimiento de sus vacaciones de la costa tinerfeña. Aunque Peter Davison no se muestre particularmente atento a los encantos de la hermosa americana, seamos sinceros: a Peri el Quinto Doctor le mola. Cuando para salvarle la vida, muere en Androzani y se regenera en el Sexto Doctor, en Colin Baker, el shock es importante. Adios al físico, adios al carácter, adios a la persona... El Sexto Doctor es, cuando arranca The Twin Dilemma, seco, cortante, engreído y un poquito psicopatilla, ya que durante los primeros instantes tras la regeneración su mente desvaría por senderos distintos a la debilidad que muestran el Tercero o el Quinto. Y ocurre esto:

Ese giro en la expresión del Doctor, esa violencia dentro del supuestamente sacrosanto espacio de la TARDIS... Si sus ropas no eran suficiente pista, con lo otro queda claro que algo ha salido mal, terriblemente mal. Peri tardará mucho en aceptar al nuevo Doctor y viajará durante mucho tiempo a su pesar, lanzada de un lugar a otro con poco ánimo y un lento aprecio por la compañía. Y eso nos lleva a Deep Breath (2014).

Aunque la atracción de Clara por el Doctor no es ni mucho menos la que Rose, Martha o Amy pudieran sentir por los suyos, y pese a su encendida respuesta a los reproches de Madame Vastra, ese "maybe your boyfriend/I don't have a boyfriend" del tramo final acaban por sugerir que quizás sí había algo de eso en lo que sentía por el hombre con el que viajaba, que quizás sí le "molaba": por ejemplo, recordemos que no se le ocurrió otra persona a la que pedírselo en la inmediata Navidad, en The Time of the Doctor (2014). Incluso si las impresiones de su tiempo dividida en la corriente temporal no son más que una sensación lejana para ella, Clara Oswald más que nadie debería estar dispuesta a aceptar al nuevo Doctor, con sus contactos con encarnaciones precedentes. Y sin embargo, le cuesta. Porque es viejo (¿y le recuerda al War Doctor?), porque desde luego no parece ni en carácter ni en aspecto, porque ya no le mola, porque ya no sabe a qué atenerse con el Doctor.

Deep Breath nos va salpicando de la oscuridad que empieza a mostrar el Doctor: de nuevo, la escena con el vagabundo: le ha robado la ropa a otros antes, pero nunca de la manera que parece estar a punto aquí; luego abandonando a Clara, aunque no del todo; en su conversación con el cyborg. Y en ese contexto, ¿qué ocurre cuando el Doctor "traiciona" a Clara? Que esta tiene que aguantar la respiración; que tiene que pugnar por sobrevivir sin aire. No la estrangula directamente como el Quinto a Peri, pero vuelve a aparecer el vínculo.

El colorido uniforme que Colin Baker llevó para su Doctor reflejaba el estado mental de su dueño, al menos el inicial; el negro con forro rojo que lleva Peter Capaldi (le rouge et le noir stendhalianos) hacen otro tanto. Hablan de eficiencia, de funcionalidad, de asumir quien se es; hablan de oscuridad, claro, y de pasión oculta; de muerte y de sangre. Dice el Doctor que ha cometido muchos errores en sus 2000 años de vida, y que piensa corregirlos; un Doctor del que aún no sabemos si ha matado al cyborg al que se enfrentaba o lo que sería peor, si cual John Constantine lo ha convencido para hacerlo. ¿Qué va a corregir? ¿Cómo está dispuesto a hacerlo?

Esperamos que la "oscuridad" de Capaldi no sea tan críptica como la del Séptimo Doctor ni tan persistente como la del Sexto, que llegue a buen término su equilibrio entre lo nuevo y lo viejo, entre Steven Moffatt  y Terrance Dicks. Que tenga más suerte que Colin Baker, que hasta la llegada de Big Finish no tuvo la justicia y la prometida evolución que la BBC le negó a su personaje. Y mientras esperamos, disfrutemos.

4 comentarios:

TAKHISIS EAM dijo...

Mola leer estas conexiones que tiene Doctor Who. Lástima que no se me ocurran mientras estoy viendo los episodios.

Bueno, lo de la bufanda sí me di cuenta, es obvio claro, pero lo del vagabundo y el 2º Doctor no y ya lo del 6º tampoco.

Kyol dijo...

Particularmente creo que ese repentino amor de Clara por el antiguo Doctor y rechazo al nuevo por ser viejo y ser distinto... Es un poco lo que ha pasado con el fangirleo que ha sufrido Doctor Who.
Ha pasado a ser una serie de frikis a ser una serie de también chicas jóvenes, que seguian las aventuras de los doctores 10 y 11 y ponían sus fotos en las carpetas (al estilo Supernatural o Sherlock). Eso no le ha sido secreto a nadie y menos a Moffat, DW ha subido en audiencia y fandom como la espuma.

Por eso creo que es un mensaje a esas fangirls (uso fangirls pero también pueden ser fanboys) que de repente rechazan al nuevo Doctor (y por tanto la serie) por ser un Doctor viejo y no tan guapo. A lo mejor me lo invento pero veo el mensaje de: "Sí, no es el Doctor que conocías, parece viejo pero sigue teniendo la esencia porque es el Doctor. Sigue teniendo parte de ese Doctor que amabas (escena de Smith al teléfono). Atrévete y vete con él porque queda mucho viaje y el camino es oscuro y lo mismo te sorprendes y todo"

Después de soltar mi paranoia, un gustazo leer tus artículos y descubrir todas esas referencias

KalEl el Vigilante dijo...

Hola Kyol, gracias. Estoy de acuerdo en eso de la "bronca" de Moffat a las fangirls/fanboys de Smith, lo comentaba en el artículo del día anterior ;)

PEDROM dijo...

Curiosamente, a lo largo de la séptima temporada, aunque hacia el final te dejan claro que a Clara le "mola" el (Undécimo) Doctor, con campo de la verdad incluido, lo que también parecen dar a entender es que a El Doctor de Smith también parece que le mola la propia Clara; son muchos detallitos pequeños a lo largo de los episodios en los que incluso a él parece sorprenderle y asustarle sus propios sentimientos. Es como si Amy hubiera sido la madre/hermana, que al ser la primera persona que fue que vio el "patito" recién salido del huevo que fue con ella el Undécimo se quedó con ese rol. Y luego ya Clara, al ser posterior en la evolución de ese "joven" Doctor, representó un poco para él el despertar de la adolescencia.
De hecho en esa declaración que hace ahora el Duodécimo de que piensa compensar los errores de sus dos mil años de vida, parece incluir la revelación de que hasta ahora era más a él el que le gustaba Clara, y no al revés, como le da a entender a ella misma. Y que no piensa dejar que esto o algo similar, al menos durante esta encarnación, vuelva a pasar.

De todas formas yo creo que la grandeza de este episodio ha sido la facilidad que ha tenido Moffat de crear un guión tan meta, aprovechando la reacción de Clara para "criticar" la postura de (sobre todo) las fans más nuevas de la serie, que se puedan sentir ofendidas por el que el protagonista ya no va a ser ni joven ni guapo, o que no tiene por qué serlo dependiendo del momento. Como si Vastra fuera el fan de la vieja escuela, y Clara alguien que solo ha conocido la serie a partir del Noveno. Lo que tiene más mérito si se tiene en cuenta que lo consigue hacer creíble incluso con el personaje de Clara, que es precisamente la que ha conocido a todas las encarnaciones de El Doctor que ha habido hasta ahora, y ya sabe lo que hay. Pero claro, no es lo mismo saberlo que vivirlo con "tu" Doctor...