24 abril 2009

Doctor Who: Tomb of the Cybermen

(5.1 a 5.4)

Os traigo otra crítica de una de las ediciones en DVD de la serie clásica de Doctor Who. En esta ocasión se trata de una de las pocas aventuras supervivientes de la segunda encarnación del personaje, encarnado ya no por William Hartnell sino por Patrick Troughton, en su tercera batalla contra los peligrosos Cybermen. Todo lo cual se merece una buena explicación.

¿Cybermen has dicho?
Hasta ahora os he hablado en varias ocasiones de los Daleks, los rivales por antonomasia del Doctor. Pero segundos en la lista de especies enemigas andan los cyberhumanos: cyborgs metalizados con una obsesión compulsiva por convertir a otras razas para aumentar su número o, en caso contrario, eliminarlas (claro precedente de los Borg de Star Trek).

Su primera aparición en el serial The tenth planet (1966) significó la última del Doctor de Hartnell.

¿Segunda encarnación?

Decididos a revitalizar la Anti-Tierra de la que proceden (el planeta Mondas), los cybermen comienzan a absorber la energía del nuestro, incluyendo la del Doctor, que se va debilitando a lo largo del serial hasta caer al suelo inconsciente al final del serial. Para sorpresa de sus acompañantes (y de los espectadores), los rasgos del Doctor sufren un cambio y éste despierta algo rejuvenecido y con un ánimo bastante más divertido e imprevisible que antes. Sólo con los años, en una mezcla de deducciones de los fans e información de la serie que han acabado adoptándose oficialmente, se denominó a aquel proceso "regeneración" y se estableció que los Señores del Tiempo podían llevarlo a cabo hasta 12 veces.

¿Tercera batalla?
Tras The tenth planet los cybermen volvieron a la carga en 1967 en la aventura The moonbase. Decididos a dar un descanso a los omnipresentes Dalek, la BBC optó por reaprovechar viejos rivales y, tras un ligero rediseño de los trajes de los cyborgs, los volvió a utilizar ese mismo año (Tomb of the cybermen). Así como los dalek permanecieron básicamente sin cambios a lo largo de las 26 temporadas originales, los Cybermen se veían más o menos cambiados con cada nueva aparición, pasando de unos primeros aspectos casi risibles de payasos con grandes radiadores en el pecho a los últimos diseños más temibles (o, en la nueva serie, máquinas de matar de metal con reminiscencias art decó).

Los desastres de la conservación de la BBC
Durante los años 60 y 70 se destruyeron muchas cintas originales de series de la BBC, debido a una política de conservación defectuosa. Como consecuencia directa, hay gran cantidad de seriales de los tres primeros Doctores (especialmente el segundo) que están desaparecidos o incompletos. Pese a la búsqueda internacional (a partir de copias que se hubieran podido vender a otros países), Tomb of the Cybermen es el primer serial con el Doctor de Patrick Troughton protagonizó al Doctor que se conserva... De toda la temporada precedente, para que os hagáis una idea, solo han sobrevivido ¡6 de los 35 episodios que la componían!

EL SECRETO DE LA TUMBA
Nuestra aventura comienza en el espacio: en la historia anterior (The evil of the Daleks) el científico victoriano Edward Waterfield, que investigaba el viaje en el tiempo, murió defendiendo al Doctor y su ayudante, el joven highlander Jamie McCrimmon (Frazer Hines). Nuestro protagonista prometió cuidar a su hija, la joven Victoria (Deborah Watling): al cumplimiento de esa promesa y el principio de adaptación de Victoria a unas costumbres distintas a las del siglo XIX nos remite el comienzo del primer capítulo.
Pronto nos vemos sumergidos en una historia curiosa: una expedición de arqueólogos humanos del futuro ha llegado al planeta Telos con la intención de desentrañar los misteriosos códigos que protegen el acceso a las numerosas tumbas selladas excavadas que aloja y que, se dice, podrían explicar la desaparición de la antigua raza cyberman. El puro interés histórico es lo que mueve al profesor Parry, mientras que motivaciones más oscuras y menos honestas han llevado a la ambiciosa Kaftan (acompañada de su científico Klieg y su esclavo Toberman) a financiar la expedición. El Doctor no está nada de acuerdo en penetrar en la tumba de los ciberhumanos, pero precisamente al señalar los errores que están cometiendo los humanos en sus intentos por desentrañar su código secreto les hace llegar a las conclusiones correctas y la tumba se abre.
Lo que empezó como una batalla de ingenio pronto se convertirá en una lucha desesperada por la supervivencia: si resulta imposible controlar al enemigo, ¿lograrán escapar de la tumba de los cybermen o se convertirá también en su propia tumba?

EXTRAS
La edición en DVD que estoy comentando es la que sacó a la venta la BBC en 2002. Los cuatro capítulos del serial incluyen subtítulos en inglés, banda de subtítulos con información de producción y audiocomentarios a cargo de los actores Frazer Hines y Deborah Watling.

Por otra parte también tenemos una especie de reportaje llamado "Tombwatch": este serial había adquirido, a lo largo de los años, un cariz casi legendario entre los fans de la serie, que habían podido escuchar sólo fragmentos sonoros del mismo. Con motivo de su recuperación en 1992, se promovió un acto muy especial en el que se proyectó el serial durante los BAFTA londinenses y que contó con la asistencia de buena parte del equipo original: “Tombwatch” reúne una selección de los mejores momentos de aquella jornada. En el mismo sentido también se incluye la presentación que hizo del serial su director Morris Barry, con motivo de la edición original del mismo en VHS.
La edición incluye un documental acerca de los efectos especiales que utilizaba la serie en la época (procedente del programa Late night line-up de noviembre de 1967), los fragmentos supervivientes en 8 mm del final del serial precedente (The evil of the daleks), hoy casi totalmente desaparecido, un pequeño reportaje sobre el proceso de restauración de la copia original con motivo del DVD, metraje inédito de los títulos de crédito de Patrick Troughton y una galería de fotos.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS
Este DVD es compatible con lectores de Zona 2 y 4, y posee sonido Dolby Digital Mono 2.0. Contiene la versión original en inglés, con subtítulos en esa misma lengua. Los capítulos están en el blanco y negro original, restaurado para la ocasión, y mantienen su formato 4:3 original. Dura unos 95 minutos + los extras.

ANÁLISIS FINAL
Es difícil contemplar hoy en día a los Cybermen originales y no reírse. Los diseños básicos de los mismos (caras con rasgos muy simples, radiadores colgando del pecho, trajes amplios) nada tienen que ver con los robots duros, fuertes e invencibles que percibimos en la nueva serie (vid. The age of steel por ejemplo). Pero pese a todo eso, algunas de las secuencias de este serial mantienen buena parte de la claustrofobia, sensación de peligro inminente y enemigo imprevisible y mortífero que, dicen, inspiró a Ridley Scott parte de la atmósfera de su 8º pasajero. No ha envejecido tan bien como otras de sus compañeras de la serie clásica de Doctor Who, y se hacen mucho más evidentes que en otras ocasiones las limitaciones de presupuesto, pero el argumento (hoy más repetido, pero en su momento con claros apuntes novedosos), el dibujo de los personajes (sobre todo la evolución de Toberman) y el uso del Doctor y sus ayudantes en circunstancias que casi les colocan como secundarios, la convierten en una de las aventuras del segundo doctor a tener en cuenta.

20 abril 2009

Safari fotográfico

Presupuesto: 200 euros
Objetivo: comprar una cámara de fotos digital, un trípode, una impresora fotográfica, tinta y papel para 100 fotos, y una SD de al menos 2 GB

La duda: ¿voy a por la Polaroid Pogo (99 euros) aunque sólo imprima con sus cartuchos y su papel (8e/30 hojas, tinta+papel), y las impresiones sean de 7x5, pero es en papel adhesivo, con sublimación de tinta y un coste de menos de 0,3€ por impresión? ¿O paso a algo más clásico, una HP Photosmart A532 (80 euros) de inyección, tinta cara (18e/c) pero papel barato(7e/100 hojas), formato de foto standard, algo más de 0,4€ la impresión?

17 abril 2009

Doctor Who: The time meddler

(2.36 a 2.39)

La combinación de humor y ciencia ficción se puede hacer de dos maneras: distorsionando los elementos fantásticos con los humorísticos, es decir, riéndonos de las convenciones del género, o incorporando el humor en la trama siendo, al mismo tiempo, muy serios con los planteamientos. En el primer caso los actores se burlan de los errores o arquetipos (como es el caso de Spaceballs), en el segundo nos creemos lo que pasa, lo que no quita que veamos el lado divertido de la vida (como sucede en Regreso al futuro). The time meddler (1965), el último serial de la segunda temporada de Doctor Who, se adscribe a esta segunda manera de reirse con la ciencia ficción... sin reirse de la ciencia ficción, ya que nos presenta a un adversario para el Doctor tan peligroso como divertido.

EDAD OSCURA
El Doctor (William Hartnell) acaba de quedarse bastante sólo. La joven Vicki (Maureen O'Brien) le ha persuadido de que permita a Ian y Barbara usar una máquina del tiempo dalek para regresar a la Inglaterra de 1963. Pero para su sorpresa, él y Vicki encuentran a un antiguo aliado, el valiente Steven Taylor (Peter Purves), que escapó de la nave en llamas en que le habían visto por última vez subiéndose al TARDIS.

Al principio cuesta algo de trabajo convencer a Steve de las propiedades transtemporales de la nave, algo que Vicki decide demostrarle enseñándole que han aterrizado en la Northumbria del siglo X. Traban amistad, algo recelosa, debido a las amenazas de invasión de los normandos, con los habitantes de una aldea cercana, y oyen cánticos en un monasterio cercano del que sólo se conoce a un monje (Peter Butterworth). Pero ese monasterio requerirá de su investigación cuando comiencen a escucharse los cánticos distorsionados, como si alguien hubiera puesto un disco a la velocidad inadecuada. Una tostadora, un gramófono, armas modernas... ¿qué hacen todos esos objetos en propiedad del misterioso monje? ¿Quién es en realidad? ¿Qué pretende hacer en un lugar tan apartado? Parece que tiene buenas intenciones, pero ¿poder hacer algo es motivo suficiente para hacerlo?

EXTRAS
La edición de este serial que ha publicado la BBC no contiene una cantidad de extras especialmente abundantes, pero sí que son de bastante calidad e interés. Por una parte, los siempre agradecibles subtítulos en inglés, subtítulos con información de producción y audiocomentarios. Unos audiocomentarios de lujo, deberíamos añadir, en los que destaca tanto el buen hacer del moderador, Clayton Hickman, como la conversación y los datos que aportan la productora Verity Lambert (fue su último audiocomentario antes de fallecer), el editor de guiones Donald Tosh, el diseñador Barry Newbery (generalmente todas sus aportaciones a los extras de Doctor Who son de elevado interés) y el actor Peter Purves.
Y además tenemos la primera parte de una serie de documentales sobre los comics de Doctor Who, Stripped in action, que en este caso se centra en las adaptaciones del primer doctor. Originales comentarios y comentaristas acerca del proceso de realización de unas historias que tenían poco o nada que ver con las de la televisión más allá de la semejanza del protagonista y el diseño de su nave, y el por qué de esa divergencia.
El DVD incluye más cosas pero su valor es escaso menos para auténticos coleccionistas: por ejemplo, un intento de poner en situación un fragmento desaparecido de 12 segundos, información acerca una secuencia sacada de material de archivo de la BBC (con la llegada del barco vikingo), y un obituario y galería de fotos en memoria de Verity Lambert.

CARACTERISTICAS TÉCNICAS
La copia original ha sido restaurada, aunque no ha podido someterse al máximo proceso de restauración vidFIRE debido al estado físico de las cintas. Hay una buena calidad de imagen, aunque no tan buena como en alguno de los seriales mejor restaurados. Este DVD es compatible con lectores de Zona 2 y 4, y posee sonido Dolby Digital Mono 2.0. Contiene la versión original en inglés, con subtítulos en esa misma lengua. Los capítulos están en el blanco y negro original, y mantienen su formato 4:3 original.

ANÁLISIS FINAL
The time meddler es el primer caso, dentro de esta serie, de capítulos con trasfondo histórico pero argumento de ciencia ficción, a diferencia, por ejemplo, de The Aztecs o The Romans, donde la ciencia ficción era sólo el vehículo de llegada y partida de los protagonistas. Además, es un caso curioso, porque construye un personaje tan interesante como el monje metomentodo del título, un personaje muy rico, muy divertido, relacionado además con el Doctor por una historia común y unos puntos de vista divergentes, para luego no volver a usarlo prácticamente nunca más, excepto en alguna novela (donde es llamado "Mortimus", aunque la "canonicidad" del material literario es cuanto menos dudosa).
Los títulos de los cuatro capítulos que componen este serial (The watcher, The meddling monk y sobre todo A battle of wits y Checkmate) ya dan una idea de que todo girará alrededor de la compleja partida de ajedrez que juegan el Doctor y el Monje con la historia del mundo como tablero y premio. Lo que no nos dice es que, además, nos servirá para descubrir una gran interpretación de ambos actores, que articulan perfectamente la historia a su alrededor.
Os recomiendo su compra (amazon.co.uk y la tienda de la BBC suelen ser las mejores opciones) especialmente a aquellos que disfrutásteis con The Aztecs, con la que forma una especie díptico temático (aunque con formas muy distintas).

16 abril 2009

1387: PRIMERA PREVIEW

INTERLUDIO: URBANO VI

Nada perturbaba aquella noche la calma del hombre que se había llamado Bartolomeo Prignano. Pese a la tardía hora y a la oscuridad imperante en el exterior del castillo de Lucca, en la Toscana, él continuaba trabajando, incansable. Uno tras otro escribía, firmaba y sellaba tranquilo los documentos que el correo nocturno distribuiría hacia las cuatro esquinas del mundo. La luz de dos candelabros iluminaba a duras penas la rica estancia, pero era más que suficiente para alumbrar la mesa de nogal que utilizaba, el caro material de escritura y la cera para los sellos; tres correos accedían puntuales a esa cámara (uno a media mañana, otro vespertino y el último, el más insólito, el que ahora aguardaba fuera, casi a medianoche) para recoger la Palabra del Santo Padre. Recordaba como, durante su tiempo como prisionero de otra fortaleza, la de Nocera, cuando Carlo de Durazzo, rey de Nápoles y Jerusalén por la gracia vaticana se volvió contra él, aquellos mismos tres correos habían seguido funcionando, entrando y saliendo del castillo en el más absoluto secreto. Hacía buen uso de aquellos benditos mensajeros, que le permitían seguir conduciendo por el buen camino a la Cristiandad, libre o preso.
Se había llamado Bartolomeo Prignano, pero ahora era Urbano VI, sucesor número 201 de Pedro al frente de la Iglesia de Roma. Nombraba emperadores, confirmaba reyes y estaba dispuesto a conseguir Nápoles para su sobrino Francesco. La caída del Anticristo, al que muchos llamaban Anti-Papa, le seguiría con prontitud.
Todo había comenzado con su nombramiento: por diversos malentendidos, el pueblo de Roma creyó que se había elegido primado a un no-italiano, Jean de Bar. La gente dejó sentir su contrariedad: en realidad era a Bartolomeo a quien habían escogido Papa, aunque en aquel momento se hallaba en otra parte. Volvió y aceptó el cargo, y casi al momento comenzó a amonestar lo que él consideraba conductas deplorables entre la curia. Un grupo de cardenales, con la excusa (o la razón) de que el Papa había sido entronizado sólo por las presiones populares nombró a un Anti-Papa, Clemente VII, que escapó a pontificar desde Aviñón.
Europa entera comenzó a dividirse: Papa o Anti-Papa, Urbano o Clemente. Muchas cosas estaban en juego, viejas rencillas, apoyos políticos, nombramientos y confirmaciones. Y destituciones. El propio Urbano nombró al Rey Carlo tratando de hacer justicia con el gobierno de Nápoles hasta que vio necesario destituirle por su insubordinación. Pero Durazzo no se dejó amilanar ni destituir, y persiguió a Urbano, obligándole a encerrarse en Nocera. Todo eso había quedado atrás: Carlo de Durazzo descansaba en paz hacía años.
Urbano se fue a la cama y se durmió más rápido de lo que esperaba.

Y Dios le mandó visiones en sueños, terribles, terribles visiones en las que vio con exactitud detallada lo que estaba a punto de suceder. Y Dios le dejó vislumbrar apenas lo que ocurriría un poco más adelante, un atisbo de lo que podría llegar a pasar si el libre albedrío humano elegía los caminos necesarios.
Y Urbano se levantó llorando. Lloró toda la mañana, corrió con sus lágrimas la tinta de las cartas que estaba enviando, a todos y cada uno de los monarcas europeos, a los abades y abadesas, a los líderes de los cónclaves y ciudades estado, a los comandantes de los puertos que conocía, y una carta muy especial que partiría hacia Levante. Selló con cera salada todas esas misivas, y siguió llorando el resto del día. Y cuando María de Sicilia, Duquesa de Atenas le preguntó la razón de su llanto inconsolable, Urbano pecó y se lo contó. Meditabunda, María recorrió el castillo entero hasta que, decidida, se lanzó desde la torre más alta de Lucca. Llorando miró Urbano a la pobre reina muerta, con el cuello partido y la cabeza destrozada, y llorando la envidió.

15 abril 2009

Disney: los temas de amor (V)

Hay que ir con cuidado al repasar la lista de largometrajes Disney en busca de sus temas de amor. Es fácil que, al saltarnos Los tres caballeros, Música maestro, Bongo, Sleepy Hollow y Alicia en el país de las maravillas, estemos tentados de pasar también por encima de Peter Pan. Pero en la versión animada de la novela y obra de teatro de J.M. Barrie hay tema de amor. No entre Peter y Wendy, ni sobre Campanilla.

El tema de amor de Peter Pan es una de las escasísimas (pero en esta historia absolutamente relevante) canciones en la historia del musical acerca del amor hacia la madre. La canta Wendy Moira Angela Darling, se titula "Your mother and mine", y tiene mejor letra de lo que recordaba. Transmite muy bien lo que una niña de unos 12 años podría pensar acerca de lo que es una madre y aunque no haya logrado la fama de "The second star to the right" es central para el personaje, que es esencialmente una madre para todos los Niños Perdidos:

Well, a mother, a real mother
Is the most wonderful person in the world
She's the angel voice that bids you good night
Kisses your cheek, whispers, "Sleep tight"

Your mother and mine, your mother and mine
The helping hand that guides you along
Whether you're right, whether you're wrong
Your mother and mine, your mother and mine

What makes mothers all that they are?
Might as well ask, "What makes a star?"
Ask your heart to tell you her worth
Your heart will say, "Heaven on earth".
Another word for divine
Your mother and mine

09 abril 2009

Doctor Who: The Dalek invasion of Earth

(2.4 a 2.9)

Acabada la primera temporada de Doctor Who se notaba que otro personaje, además de los protagonistas, había calado entre el público. Eran los Daleks, las malvadas criaturas metálicas del planeta Skaro, a quienes habíamos conocido en la segunda saga de la serie. Tras los 6 capítulos que van de The dead planet a The rescue parecía que todo lo que había que decir acerca de los pérfidos ex-ter-mina-dores quedaba dicho. Inocentes...
A partir de 1964 la dalekmanía se extendió como una nueva religión por Gran Bretaña: George Lucas puede preciarse cuanto quiera de haber inventado el marketing cinematográfico en 1977, pero lo cierto es que 13 años atrás ya se había vivido un fenómeno similar en el Reino Unido, de unas dimensiones como no se volverían a producir hasta 1990, ya a escala mundial, con el Parque Jurásico de Spielberg: muñecos, cometas, tazas, platos, toallas, cromos, libros, comics, disfraces, exposiciones...
¿Generó la saga The dead planet tamaña expectación? No, el serial de 1963 fue apenas la semilla. La invasión Dalek de la Tierra, de la segunda temporada de Doctor Who, fue la verdadera culpable de esta impresionante dalekmania.

VENCIDOS
El Doctor (William Hartnell) y su nieta Susan (Carol Ann Ford) consiguen por fin devolver al Londres moderno a sus pasajeros involuntarios, los profesores de instituto Ian y Barbara, que subieron al TARDIS 45 capítulos atrás (en el primero de la serie) buscando respuestas al extraño comportamiento de la joven. Por el camino ha nacido la amistad entre ellos, han conocido razas alienígenas como los Daleks y los Thals de Skaro, los hormigoides Zarbis o los extraños Sensoritas, y en varias ocasiones han vuelto a la Tierra aunque en coordenadas espaciotemporales erróneas (desde la Edad de Piedra al México azteca, pasando por la China de Marco Polo).

Pero tampoco esta vez van a poder volver los dos educadores a su vida normal. Desde el mismo momento que el TARDIS aterriza junto al Támesis, nace la sospecha de que algo no va bien: todo está más descuidado de lo que recuerdan Ian y Bárbara. Los puntos de referencia del skyline londinense están todos en su sitio pero, ¿por qué no se oye el ruido del tráfico? ¿Dónde está la gente? El grupo se separa para investigar y pronto descubre dónde han ido todos: por un lado, un grupo de rebeldes les advierte de que el mundo ha sido invadido, y que corre el siglo XXII. Por otro, varios humanos controlados remotamente detienen a nuestros héroes y les presentan a los conquistadores de la Tierra: una figura metálica emerge del río, con su domo resplandeciente y sus armas destacadas del cuerpo. Los Daleks nos han conquistado.

Superado gracias a potentes antenas el escollo de la transmisión de energía que sufrían en Skaro, nuestros invasores han cruzado el espacio hasta nuestro planeta para... ¿qué? ¿Qué buscan los Daleks en la Tierra? ¿Qué les hace destacar millones de humanos en tareas de excavación? ¿Tiene alguna posibilidad la diezmada Resistencia ahora que cuenta con el Doctor y sus amigos? Las cosas no serán fáciles: el enemigo domina las calles y la campiña, sus naves sobrevuelan a la asustada población, sus armaduras les protegen de todo daño y sus armas exterminan sin dudarlo a cuantos se les oponen. Muchos morirán en el conflicto desesperado que seguirá, e incluso los propios compañeros del Doctor... Bueno, digamos sólo que no todos volverán a pisar el TARDIS cuando esto acabe.

EXTRAS
Este DVD rebosa contenidos por los cuatro costados: realmente hacen falta los 2 discos que ocupa para poder disponer de tantísimo y tan interesante material, porque además de los 6 capítulos del serial (de World’s end a Flashpoint), con subtítulos de los diálogos, interesantes subtítulos de producción y audiocomentario de William Russell (Ian), Carole Ann Ford (Susan), Richard Martin (director) y Verity Lambert (productora), encontraremos diversos documentales, a cuál más impagable.

Comencemos por Future memories, un making off de 45 minutos que reconstruye con la práctica totalidad del equipo superviviente la árdua tarea de rodar este serial. Después tenemos dos análisis de tipo más técnico: Future visions, sobre el diseño de la estética del serial, y Talking Daleks, acerca del difícil proceso que se llevó a cabo para dotar de su ahora tan reconocible voz a los terribles habitantes de Skaro. Script to screen es igualmente una pieza reveladora, al unir animaciones, videos y fotos para demostrarnos la forma en que se grabaron estos capítulos
Now and then es una pequeña pieza que, pese a su brevedad, se hace demasiado larga: repasa el estado actual de varias de las localizaciones usadas en este serial (que son muchas, teniendo en cuenta la gran cantidad de secuencias que se rodaron al aire libre en Londres o sus cercanías inmediatas) pero pese a su indudable valor turístico e histórico se centra demasiado en las localizaciones menos interesantes del conjunto. Es un tipo de pieza que ha vuelto a aparecer en otras ediciones del Dr. Who clásico, con mejor suerte que en ésta. También se hace larga (aunque en este caso es que realmente tiene una longitud considerable) Whatever happened to... Susan? una pieza de radioteatro grabada ppor la BBC en 1993 (30 años después que estos capítulos) y en la que se analiza con mucho humor el posible futuro de la nieta del Doctor tras los eventos de este serial.

Para acabar tenemos un par de piezas muy curiosas: una serie de grabaciones en Super 8, precarias pero de valor insólito, acerca de los ensayos de uno de estos capítulos, parte de un programa infantil en el que se nos enseña a cocinar pasteles en forma de dalek (¡triunfaréis en vuestra próxima fiesta friki, os lo aseguro!), una colección de trailers de televisión de las emisiones de este serial, la típica galería de fotos (en este caso muchas tienen valor de fondo de pantalla)...

...and last but not least! La posibilidad de ver el serial con sus efectos especiales originales (llamativamente trasnochados) o con una selección de efectos CGI que los sustituyen en varias secuencias. Hay que decir que los nuevos efectos están muy bien integrado y que están perfectamente bien documentados (por ejemplo: el aspecto de la nave Dalek está sacado de apariciones posteriores de la misma nave).

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS
El serial es compatible con lectores de Zona 2 y 4, y posee sonido Dolby Digital Mono 2.0. Contiene la versión original en inglés, con subtítulos en esa misma lengua. Los capítulos están en el blanco y negro original, restaurado para conseguir la máxima calidad y mantienen su formato 4:3 original.

ANÁLISIS FINAL
Hay una razón de que tanto The Daleks como este serial fueran los únicos adaptados al cine en versiones a color protagonizadas por Peter Cushing (con cambios significativos como mayores dosis de humor o que el doctor fuera humano y no alienígena): La invasión Dalek de la Tierra es uno de los grandes hitos del Doctor Who clásico. La imagen de los Dalek patrullando a sus anchas por las desoladas calles de Londres, y dominando incluso los lugares más emblemáticos de la capital, afectó profundamente a los británicos, disparando la ya mencionada dalekmanía y prometiendo futuras apariciones de los, ya sin discusión, archienemigos whovianos. Esta edición del serial merece mucho la pena incluso antes de tener en cuenta los numerosos extras que incluye (comenzando por la pista de efectos CGI opcionales y acabando por los documentales), y que la convierten en uno de los tesoros de la colección. Recomendada a todos los fans de la ciencia ficción de los 50: si os gustaron Planeta prohibido o La invasión de los ultracuerpos, disfrutaréis con este Who.

08 abril 2009

Disney: los temas de amor (IV)

¡Bibbidi, babbidi, boo!
Las palabras mágicas del hada madrina se han convertido ya en parte del acervo cultural de nuestra generación y las dos anteriores (la generación tras la nuestra es más probable que reconozca la expresión como "los brujos y el monstruo de Dragon Ball Z"). Desde luego, es la canción más significativa de La cenicienta (1950), uno de los grandes clasicos de Disney. Hasta tal punto, que es muy probable que aquellos que no la hayan visto desde hace tiempo tengan algún problema para recordar alguna otra canción de la película: hmm, sí, me parece recordar que los ratones cantaban mientras cosían...

Pues sí, pero en lo que nos atañe a nosotros y a la sección sobre los temas de amor de Disney, hemos de decir que sufríamos de muy mala memoria. Según las fuentes a las que acudáis, La Cenicienta no cuenta con uno ni dos, sino con hasta ¡cuatro! temas de amor.

El primero es A dream is a wish that your heart makes, un tema que canta Cenicienta y que vendría a ser una mezcla del Someday my prince will come de Blancanieves con el When you wish upon a star del coro de Pinocho. Pero siendo mínimamente estrictos no es un tema de amor, ya que la protagonista no suspira por un príncipe, sino por todas las cosas que le están siendo negadas en la vida.

Have faith in your dreams and someday
Your rainbows will come smiling through.
No matter how your heart is grieving
if you keep on believing
the dream that your wish will come true.

Así que, en todo caso, esta es una canción de autoayuda y reafirmación personal, más en la línea de lo que llegarán a ser I can go the distance (Hércules) o I'll make a man out of you (Mulan). En segundo lugar tenemos So this is love (no confundir con la canción de Van Halen): la letra es fascinante, no porque sea muy poética, muy romántica o muy trabajada, sino porque es la primera vez que Disney se deja de ensoñaciones y nos habla, directamente, de la energía maravillosa que da estar enamorado.

So this is love, Mmmmmm
So this is love
So this is what makes life divine
I'm all aglow, Mmmmmm
And now I know
The key to all heaven is mine

My heart has wings, Mmmmmm
And I can fly
I'll touch every star in the sky
So this is the miracle that I've been dreaming of
Mmmmmm, Mmmmmm
So this is love!

Para acabar están los temas I lost my heart at the ball y The face that I see in the night (curiosamente cantada por el príncipe) que no se llegaron a utilizar en la película, pero que sólo por sus títulos parece que hubieran sido bastante interesantes y deberían ser rescatadas en una hipotética versión teatral de la cinta.
Los autores de todo esto: Mack David, Al Hoffman y Jerry Livingston

07 abril 2009

1387: séptimo aviso

El Cisma de Occidente comenzó con la elección, en circunstancias tumultuosas, del papa Urbano VI en 1378. Poco después de haber sido entronizado, un grupo de cardenales molesto anuló la validez del mismo argumentando que se le había escogido obedeciendo a presiones populares y nombrando a un Antipapa que ellos consideraban legítimo, Clemente VII. Europa entera se dividió entre los favorables al Papa o al Antipapa, Urbanistas y Clementinos.

Urbano nombró y depuso en función de lo que él consideraba que era correcto. Y en ocasiones nombró y depuso a la misma persona, como fue el caso del Rey de Nápoles Carlos Durazzo. Pero Durazzo no se sometió, y en 1383 apresó al Papa Urbano VI, que trató de regir la dividida cristiandad desde su cárcel palaciega. Intentó regresar a Roma en 1389, donde murió envenenado.

Pero la verdad es que Urbano nunca más volvió a pisar Roma.

04 abril 2009

Doctor Who: The Aztecs

(1.27 a 1.30)
A menudo se ha acusado a la serie clásica de Doctor Who de depender demasiado de los "disfraces de goma", de milagrosos "deus ex machina" y de argumentos más fantásticos que de ciencia ficción. Quienes así opinen están citando, en efecto, los peores momentos del show; pero también olvidan joyas de la interpretación, la ingeniería teatral y la ciencia ficción como The aztecs, título con que se conocen los episodios The temple of evil, The warriors of death, The bride of sacrifice y The day of darkness.

Corrían dos tercios de los 42 capítulos con que contó la maratoniana primera temporada. Los cuatro actores protagonistas se encontraban ya cómodos con sus personajes, y les habían podido hacer evolucionar a medida que trabajaban con distintos directores y aprendían de sus diferentes puntos de vista y de los variados guiones que interpretaban. La grabación cronológica de los capítulos ayudaba al desarrollo psicológico de los personajes: cada capítulo influía al siguiente, y la culminación de un serial podía implicar grandes cambios en la relación del cuarteto.

SACRIFICIOS
El Doctor (William Hartnell), su nieta Susan (Carol Ann Ford) y los profesores de instituto Ian Chesterton y Barbara Wright, aterrizan en el interior de una tumba azteca. Gracias a una puerta basculante salen de ella y consiguen explorar la pirámide en la que se encuentran, pero la puerta sólo se abre en un sentido y enseguida comprende el grupo que deberá esforzarse si quiere volver al TARDIS.

No tardan demasiado en encontrar a la casta sacerdotal local, representada por el sanguinario Tlotoxl (servidor de la tradición) y el mucho más moderado Autloc, que queda convencido que Barbara es la encarnación divina de la fallecida princesa Yetaxa.

Mientras el Doctor vuelca todo su carisma en una madura y atractiva intelectual que puede tener la clave para recuperar el TARDIS, Susan es cortejada (a su pesar) por un belicoso príncipe, Ian ha de luchar por su vida como campeón de Barbara y esta se empeña en usar su "influencia divina" para deshacerse de los sacrificios humanos de la sociedad azteca. Pero, ¿se puede cambiar el pasado? ¿Es posible imponer nuevos principios fundamentales a una sociedad, por equivocados que parezcan los antiguos?

EXTRAS
Vayamos por partes: como siempre, los capítulos incluyen subtítulos en inglés, subtítulos con información de producción y audiocomentarios, que en esta ocasión corren a cargo de la productora Verity Lambert y los actores William Russell y Carole Ann Ford.

Además contamos con un documental sobre el rodaje del serial (con entrevistas a varios de sus actores) y una interesantísima entrevista con el diseñador de decorados Barry Newbery que nos descubre aspectos ocultos de cómo funcionaba la preparación de esta serie.
Para acabar, cuatro curiosidades: un vistazo al proceso de remasterización digital del serial, un reportaje sobre Cortés y Moctezuma transmitido originalmente por la BBC en 1970, una graciosa animación acerca del proceso para hacer cacao y un modelo 3D del TARDIS en un entorno alienígena (procedente de los archivos de BBCi).

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS
La calidad técnica de la restauración es encomiable y el resultado no puede dejar de sorprender a cualquiera que conozca el material original de la época (de esta o cualquier serie británica de mediados de los 60), o que simplemente le dé un vistazo al documental sobre la restauración que incluye el disco. Este DVD es compatible con lectores de Zona 2 y 4, y posee sonido Dolby Digital Mono 2.0. Contiene la versión original en inglés, con subtítulos en esa misma lengua. Los capítulos están en el blanco y negro original, pero un blanco y negro de calidad impactante, y mantienen su formato 4:3 original.

ANÁLISIS FINAL
Dentro de la serie clásica, Los aztecas incluye uno de los mejores diseños de producción (desde ese ataúd enjoyado auténtico, cedido por el British Museum, con el que abre el primer episodio, hasta el panorama divisable desde lo alto de la pirámide, pasando por la joyería de Barbara o el maquillaje del clérigo de Tecazlipoca) así como un magnífico elenco de secundarios que llegan a adquirir el mismo nivel que los protagonistas. The aztecs es una de las más brillantes muestras de Doctor Who histórico y aguanta perfectamente, sin monstruos, robots o artefactos milagrosos, 45 años después de su estreno.

03 abril 2009

De nuestra partida 'pulp' de Cthulhu d20 (II)

Tanakus Pnakotus Miriabilus Passamentus
Cthonis Ab'juribus Hekameros Radamantis

Nemo est qui dolorem ipsum quia dolor sit amet
Consectetur adispici velit
Perferendis doloribus asperiores repellat

(Ritual protector creado por André Mègi "Trimegios" en 1764.
Usado por John Kapowski en 1895 para escapar de la destrucción del Olimpo)

Nota1: se desconoce aún su efectividad sin el apoyo indirecto de una entidad de rango divino
Nota2: los tres versos finales se han identificado como pertenecientes al famoso discurso sobre la naturaleza del Bien y del Mal de Cicerón. Se ignora si son intrínsecamente mágicos o si fue un añadido estético de Trimegios, dado su significado literal. Otra posibilidad es que, dado el caracter esencialmente aleatorio o caótico del ocultista francés y de su propia Ars Magica (vid. AZ/888), estos versos estén relacionados con la naturaleza azarosa que propició el funcionamiento del ritual en las circunstancias particularmente difíciles a las que se enfrentó el famoso bibliotecario. La Sociedad Theron Marks, en cualquier caso, recomienda el estudio pormenorizado de la bibliografía ciceroniana.

Los 300 dinosaurios curiosos

Hoy celebramos el post número 300 de este blog. La verdad: sí, para la poca cantidad de gente que entra (no es que esté publicitado en absoluto) a veces uno se pregunta si vale la pena escribir tantas cosas. Lo bueno es que la respuesta sigue siendo que sí, porque uno escribe siempre con el deseo de que le lean. Pero sobretodo escribe porque tiene la necesidad vital de escribir.

A eso, a la escritura, le dedico el contenido de este mensaje 300. A la escritura y a la falta de publicidad que mencionaba. Porque otra cosa que no he publicitado demasiado es mi último libro. Primero fueron las colaboraciones con Fanpiro. Después el libro 500 trucos para dejar de fumar. Y a continuación me propusieron un libro sobre dinosaurios.

Siempre había querido escribir un libro sobre dinosaurios.

Aunque fuera de los típicos libros de la "serie 1000". Aunque fuera línea blanca. Aunque lo fueran a vender más en la sección de libros del Carrefour que en librerías. Todo auténtico friki de mi quinta se ha interesado siempre por los dinosaurios. Yo ya dije en su momento, pese a mi pasión, que cualquier crío de 7 años sabría más que yo sobre el tema: hay una curiosa cantidad terabytica de datos sobre dinos que somos capaces de almacenar cuando tenemos pocos años de edad. Nombres, grafías, tamaños, pesos, edades, eras, hábitos alimenticios... Sí, aunque Alan Grant se pusiera asustaniños con los velociraptores al inicio de Parque Jurásico, porque es cierto que pese a todo lo que sabemos sobre los dinosaurios... lo cierto es que sabemos muy poco sobre los dinosaurios. Tened en cuenta que de algunos de los más famosos, el T-Rex por poner un caso claro, apenas se han encontrado 30 ejemplares, y sólo 3 cráneos completos; que hay algunos de los medianamente conocidos (como el Procompsognatus) de los que toda la información que se dispone viene de un sólo hueso: no un fósil completo, UN HUESO. O que aún jamás nadie ha encontrado un fósil completo de Triceratops...

Pero claro, todo eso lo aprendí cuando empecé a documentarme para escribir el libro.
Éste libro. Os lo presento: libro, unos amigos...
Sí: un libro, dos portadas distintas, el mismo contenido. Si ya era un friki superfeliz por haber publicado un libro de dinosaurios (¿que no aparece mi nombre por ningún lado? ¡Y qué más da! Bueno, vale un poco sí da...), ¡el colmo de la frikería es que tuviera portadas alternativas multicolores! ¡El terror de los completistas!

¿Y dentro? Pues información sobre los grandes saurios...
...sobre los no tan grandes, sobre los dinosaurios en la ficción (cine, literatura, videojuegos, televisión, música incluso)...
...sobre los que no eran dinosaurios pero todo el mundo siempre confunde y, por otra parte, son igual de apasionantes, sobre el difícil trabajo de los paleontólogos y la historia de algunos de los más importantes (¡y de sus chascos!)...
...y sobre todo ilustraciones. Muchas, muchísimas ilustraciones.
Y también alguna que otra sorpresa.
(Continuará...)

01 abril 2009

Hoy es mi cumpleañosss...

Gracias a todos por las felicitaciones que han ido llegando a lo largo de la semana y hoy mismo. Gracias por el cariño, gracias por acordaros (o por tener el Facebook a punto de contaroslo), gracias por tomaros el tiempo, pequeño o grande, de dejarme un mensaje, y gracias por compartir conmigo este cumpleaños. Hoy comienzo un nuevo año de vida, el 33º; eso es lo que significan los cumpleaños, que el número que cumples es el número de años que ya han quedado "cumplidos", acabados, transcurridos. Vamos, que cumplo 32 ^_^

No pienso hacer ni valoraciones ni promesas. Sé bien lo que debo corregir y los objetivos que me he planteado para este nuevo año. Sé con quienes quiero estar más y a qué cosas dedicaré menos tiempo. Nuestro crecimiento como personas, creo, depende mucho de como va cambiando nuestra relación con el tiempo.

Sí que recordaré, para acabar, un fragmento de la felicitación que me enviaron hace 5 años mis buenos amigos Potx y Vill. Más que nada porque me ha inspirado el título del post... Aplicaos el mensaje a vosotr@s mism@s.
¡...y la próxima será la entrada 300 de este blog! Gracias por vuestra atención ^_^

[Actualizado a las 23:59]
Gracias también, para acabar, a los bots del Corte Inglés, Opinion People, Test & Vote, Nintendo, Facebook, Warner Bros., Cinesa y Telentrada (Caixa Catalunya) por acordarse de que les di los datos de mi fecha de nacimiento.

Si alguna vez os atrevéis a salir de la Matrix (10 años hace ya...): chicos os pago unas cañas.