30 mayo 2016

MdT: Un Acto de Venganza (V)


OPERACIÓN "LUNA DE SANGRE" - PRIMERA PARTE

Prólogo Cap.I | Cap.II | Cap.III | Cap.IV | Cap.V | Cap.VI    


   "Cuando el Cordero abrió el sexto sello, vi un gran terremoto.
   El sol se oscureció, y la luna se volvió roja como la sangre"
   Apocalipsis, 6:12
  
   "El Sol se convertirá en tinieblas y la Luna en sangre,
   antes de que venga el día glorioso"
   Joel, 2:31 y Hechos de los Apóstoles, 2:20
   


   (Estuario del Támesis. Galeón español capturado.
   2 de Marzo de 1589, 20:00h.
   Aproximadamente 3 horas antes del eclipse de Luna)
  
   Amelia intentó apartar de su mente el misterioso mensaje anónimo: Fotografías. En pleno siglo XVI. En una de ellas, un navío inglés: "Revenge". En otra, un secuaz de Leiva con un fusil moderno y una oreja partida por una cicatriz.
   ¿Quién se las estaba enviando? ¿Y por qué?
   Las guardó de nuevo y reanudó su trabajo: trazar símbolos cabalísticos en el suelo del camarote de Gil Pérez, alrededor de una gran estrella de siete puntas.
   - ¿No deberían ser cinco? –observó Julián.
   - Para este caso, no. Es el sello de Ameth, de la lengua de Enoch –Amelia sonrió burlonamente y añadió-: ¿Cómo va la costura?
   - Una obra de arte; me va a fichar Amancio Ortega -gruñó el enfermero, cortando el último hilo y admirando el resultado-. Pero vaya morro tienen los Alonsos; ya que les gusta tanto su banderita, la podrían haber remendado ellos.
   - ¿Cómo van a saber coser? Tú, al menos, sabes suturar heridas.
   - Perdona, ¿crees que ésos tienen remendonas en alta mar? ¿O en la guerra?
   Amelia enmudeció, sorprendida por la lógica de la afirmación... hasta que una imagen mental ("Alatriste" cosiendo) le arrancó una carcajada.
   - ¡Os he oído! -gruñó la inconfundible voz del veterano Entrerríos, apareciendo en el umbral del camarote-. Y como oséis hablarle de eso a nadie...
   - Seremos una tumba, capullo -le tranquilizó Julián, lanzándole la tela enrollada-. Toma, tu famosa bandera. ¿Contento?
   - Ya me regocijaré cuando todo termine -el "soldado viejo", aún disfrazado con el uniforme inglés, se giró hacia Amelia para informar rápidamente-: Está hecho; podríamos rescatar este galeón ahora mismo. Pero hay dos ingleses muertos: no tuve otro remedio. Escondí los cuerpos.
   - Que no haya ni una muerte más -sentenció Amelia severamente, entregándole dos frascos-. Usa esto. Nos hemos infiltrado entre los ingleses para rescatar el barco de Gil Pérez sin llamar la atención, y eso es lo que vamos a hacer. Esperad y ceñíos todos al plan.
   El enorme "soldado viejo" torció el gesto y tomó los frascos con resignación:
   - A la orden: la "encamisada" será durante el eclipse... -una mirada al suelo del camarote le heló las palabras en una exclamación-. ¿Qué brujería es ésta?
   - ¿Te dan miedo unos garabatos, supermán? -se burló el enfermero-. ¡Ya sois dos! Amelia también me mira raro, desde que me drogaron y acabé hablando como Ozores.
   - ¡Hiciste una profecía en la lengua de Enoch! -protestó la joven-: "Con la luna de sangre llegará la caída del Dragón".
   - Claro, claro. ¿Y quién es el Dragón?
   Entrerríos frunció el ceño y se despidió con una reverencia marcial. Pero no sin santiguarse y dejar caer un último mensaje:
   - Que Dios os oiga, o quien sea que estéis invocando. Porque creo que lo sé.




   * * * * * * * * * *

  
   Gil Pérez subió por la pasarela de su embarcación con una mezcla de alivio y temor. El familiar balanceo del galeón casi le daba la engañosa impresión de haber vuelto, milagrosamente, a la normalidad. Pero en el palo mayor ondeaba la Cruz de San Jorge: tanto él como su nave eran prisioneros de Inglaterra. Y aquel traslado era en realidad un ultimátum: confesión o muerte. "Game over".
   - Es vuestra última oportunidad -le presionó el astrólogo John Dee-. Todavía podéis confesar el secreto de la Puerta del Tiempo.
   Los últimos rayos del sol poniente se reflejaron de manera extraña en el libro que portaba el inglés: el Manuscrito Voynich.
   - Señor Dee, ¿por qué os empecináis en leyendas supersticiosas? -gruñó el anciano español.
   - Porque vos y yo sabemos que son reales -replicó el inglés, guiando al prisionero y a su escolta hacia un camarote-. Existen espíritus que no están sujetos a las limitaciones de nuestra vida mortal. Para ellos, el tiempo no existe...
   - ¡Desvaríos! ¿Por eso habéis apresado mi barco y mi tripulación? ¿Por eso vais a matarnos?
   - Seres que visitan el pasado y el futuro -continuó el inglés, con una mirada cómplice-. En galerías subterráneas, que dan a miles de épocas...
   Gil Pérez palideció: ¿estaba describiendo los pasillos del Ministerio?
   - N...no sé de qué delirios estáis hablando. Pero si tanto os gustan los espíritus subterráneos, como hereje que sois ya los veréis en el Infierno. ¿Qué prisa tenéis por verlos en vida?
   - No hablo de demonios, sino de ángeles; entrad -Dee señaló un camarote, seguro de su triunfo-. He hecho preparar un ritual. Vos mismo hablaréis hoy con ellos.
   Gil Pérez obedeció con extrañeza... y se le aceleró el pulso al ver quién le esperaba en el habitáculo, entre velas, incienso y símbolos cabalísticos.
   Desde luego, no eran ángeles.
  
   * * * * * * * * * *
  
   (Operación "Luna de Sangre".
   2 de Marzo de 1589, 22:00)
   - ¿Un asalto en camisa? ¿En ropa interior? ¿Es una chanza?
   - Vestiremos las ropas de siempre. Pero la camisa por encima, porque es blanca. Para distinguirnos del enemigo en la oscuridad.
   - ¡Habráse visto...!
   A pesar de estas protestas de los más novatos, allí estaban; en plena "encamisada". Los dos Alonsos de Entrerríos, padre e hijo, se habían infiltrado durante semanas entre los soldados ingleses, aguardando el día decisivo; y ese día acababa de llegar. Después de tanta espera, dos centinelas enemigos habían muerto y las llaves giraban en las cerraduras. La maltrecha tripulación de Gil Pérez estaba, por fin, libre.
   Tan libre como se podía ser cuando, en realidad, el galeón español estaba todavía abarrotado de corsarios armados hasta los dientes. Y también el barco inglés vecino...
   - Este plan no es para novatos -gruñó Entrerríos padre, por enésima vez -. No me gusta.
   - Sabemos luchar, "Alatriste" -se ofendió su hijo, señalando a sus jóvenes compañeros-. Pere y Antonio combatieron conmigo y con Lope, en la Gran Armada.
   - ¿Antes de que la hundieran las tormentas? -resopló el veterano agente del Ministerio. Le molestaba pensar en la derrota de la Armada "invencible". Y en lo que habría pasado si no hubiera acabado así.
   - No se hundió ni la mitad. Y antes de eso supimos presentar un par de batallas.
   - ¿Creéis que estaríamos vivos, si no supiéramos? -rió por lo bajo Antonio; su tez clara y casi infantil contrastaba curiosamente con la dureza de su voz-. Los de Drake no fueron suaves cuando tomaron este barco.
   - Y ahora lo van a pagar -susurró Pere, puñal en mano; sus ojos oscuros, casi de mestizo morisco, cruzaron una fiera mirada con los demás-. ¡Vamos!
   Para su sorpresa, el brazo del único "soldado viejo" del grupo se interpuso en su camino.
   - Nada de sangre, mi impetuoso amigo -le contuvo, con una sonrisa especial-. No es ése el plan.
   - Entonces, ¿cómo demonios...?
   - Con malas artes -el veterano Entrerríos entregó a su hijo uno de los frascos de Amelia-. Alonso, confío en vos para dirigir el asalto a proa. Pere y yo atacaremos a popa. No oláis esto: se llama cloroformo. Tenemos muy poco; así que escuchadme bien...
  
   * * * * * * * * * *
  
   En la popa del barco, la Luna llena iluminaba las siluetas de dos centinelas ingleses. No eran precisamente silenciosos:
   - I shall no more to sea, to sea, here shall I die a-shore...[1]-canturreó el más anciano de los dos; su voz desafinada parecía delatar una incipiente borrachera.
   - Stephan, this is a very scurvy tune; to sing at a man's funeral[2] -le acalló el otro, tan molesto por el ruido como por el lúgubre tema de la canción.
   - Well, here's my comfort, William[3] -rió Stephan, echándose al coleto su "consuelo": un buen trago de alcohol barato.
   William protestó y se concentró en su trabajo. No parecía un hombre de mar: su porte refinado contrastaba con los modales de su compañero. Stephan le ignoró y elevó la botella, alzando el rostro para apurar el resto de la bebida... hasta que vio algo que casi le hizo atragantarse. ¿No había Luna llena un momento antes? De pronto, faltaba más de la mitad, ¡como si la hubieran devorado unas fauces monstruosas! Se frotó los ojos, enfocó la vista largamente y advirtió algo más espeluznante aún: el negro "mordisco" crecía a ojos vista. ¡La Luna estaba desapareciendo por completo!
   - Evil spirits![4] -farfulló, casi sobrio por el horror.
   William miró al cielo sin inquietarse. Era un hombre culto; le exasperaban las leyendas de los marinos. Sabía de antemano que habría un eclipse lunar aquella noche, pero también que sólo era un fenómeno natural.
   - Simple superstitions![5] -sentenció con desdén.
   Sin embargo, al bajar la vista hacia su beodo compañero, William también se sobresaltó: ¡Ya no había nadie!
   - Stephan?
   William comenzó a inquietarse. Las luces que salpicaban el galeón español se apagaron repentinamente, mientras el eclipse terminaba de oscurecer la Luna, tornándola roja como la sangre. Una densa oscuridad envolvió al inglés, que echó mano instintivamente a su espada. Al otro extremo del barco, un sonoro "Shit!" y varios chasquidos metálicos le indicaron que sus otros compañeros, los vigías de proa, también estaban en apuros.
   - Stephan!!!
   Repentinamente, dos sombras blancas surgieron de la oscuridad, cortándole el paso. William retrocedió, tropezó con un cuerpo caído (el de Stephan, comprendió demasiado tarde) y quiso dar la voz de alarma...pero una de las fantasmales sombras, despidiendo un extraño olor alquímico, le atenazó violentamente el rostro y ya no supo nada más.
  
   La borrosa figura blanquecina dejó caer el cuerpo del inglés sobre la cubierta de popa.
   - Recordad, Pere: nada de muertes -le advirtió otra "sombra", con voz suave pero cortante.
   - Es sólo un perro inglés, "Alatriste" -contestó el joven Pere, en dirección a la mancha blanca que era su compañero-. Sólo le hice oler vuestro mejunje. Vivirá.
   - No lo parecía, a juzgar por vuestra fiereza -observó el veterano -. No me extraña que estéis en el ejército. ¿Sois pendenciero?
   - Al contrario: me alisté buscando paz -había un fondo de amargura en la extraña respuesta-. Aquí sólo tengo que estar en guardia contra el enemigo, no contra mi gente.
   - ¿Vuestra gente? -se alarmó el veterano Entrerríos, recordando los rasgos casi árabes de Pere-. Aguardad, ¿sois cristiano viejo?
   El muchacho no contestó; ya se estaba alejando hacia el siguiente objetivo. Alonso (padre) frunció el ceño con sospecha; aquel joven ni siquiera parecía totalmente español... ¿Quién era realmente? ¿Podía confiar en él?
  
   * * * * * * * * * *
  
   En el suelo del camarote de popa, los símbolos cabalísticos parecían ondular con vida propia, a la parpadeante luz de las velas. ¿O era un efecto del humo del incienso?
   - Mi hermano ha tomado el bebedizo antes de vuestra llegada -mintió Amelia, mientras Julián fingía estar en trance-. Es la hora del eclipse. El ritual está a punto.
   - Así que dos brujos renegados de España -gruñó Gil Pérez, con fingido recelo.
   - Fue España quien renegó de ellos -intervino John Dee-. La Inquisición les hizo llegar aquí.
   El astrólogo inglés abrió la Puerta del Tiempo de Gil Pérez; pero una vez más, sólo descubrió un vulgar armario de madera.
   - Hoy la haremos funcionar, cueste lo que cueste -anunció, abriendo el manuscrito Voynich y leyendo un fragmento-: "Nûn ar Edraïth ammen!"
   Los agentes del Ministerio contuvieron una exclamación: ¿la puerta estaba reaccionando a aquellas palabras? El marco, aparentemente de madera común, se llenó repentinamente de arañazos... no, eran marcas finamente cinceladas. Parecían letras cuneiformes, inscritas a lo largo de todo el quicio. ¿Cómo no las habían visto antes?
   - Un conjuro camuflado -explicó Dee, señalando el manuscrito Voynich-. Llevo un mes estudiándolo, pero no es el alfabeto de este libro, ni hebreo, ni griego, ni rúnico. Necesitamos invocar al espíritu Uriel para descifrarlo: maese Julián, vuestro turno.
   El enfermero examinó el espejo de obsidiana negra con aire teatral y musitó algo ininteligible. Su "hermana" se inclinó hacia él, intentando disimular una mirada furtiva hacia la ventana exterior:
   - ...ifor exo nomen 'utan lashto rihas...
   - Los espíritus le dicen que esa escritura es de Babilonia -inventó Amelia, intentando ganar tiempo.
   - Did you notice...?[6] -interrumpió uno de los guardaespaldas de Dee, señalando hacia la salida del camarote.
   - Era la antigua escritura de Babel -la inteligente joven hablaba sin parar, intentando distraer la atención de aquella ventana-. La última vez que la Humanidad habló la Primera Lengua: la de los ángeles, la de Adán y Eva, la de Enoch...
   El mago y científico inglés intentaba prestarle atención; pero una parte de su mente no podía apartarse del centinela que había osado interrumpirles. Al principio, para hacerle callar con gesto airado. Hasta que, poco a poco, al fin comenzó a percibir lo que Amelia estaba tratando de ocultarle:
   - ¿No hay demasiado silencio ahí fuera?

(CONTINUARÁ...) 

Prólogo Cap.I | Cap.II | Cap.III | Cap.IV | Cap.V | Cap.VI    
 


[1] Nunca más me haré a la mar, la mar. En la costa moriré... 
[2] Stephan, es una canción muy lúgubre. Para un funeral.
[3] Bueno, aquí está mi consuelo. 
[4] ¡Espíritus malignos! 
[5] ¡Simples supersticiones! 
[6] ¿Habéis notado…?

2 comentarios:

Mari Nieves Galvez dijo...

El martes 31 a las 17.00, estará disponible la siguiente parte: el capítulo VI. Para bien o para mal, fin de la operación de rescate del barco de Gil Pérez. ¡Abandonaremos Londres!

Percontator dijo...

^^ Me alegra mucho. Gracias y enhorabuena. :)