14 mayo 2015

MdT: Un acto de locura (Interludio)


   (Sevilla, 1793)
   Julián todavía temblaba cuando entregó a Amelia las muestras médicas y su informe de diagnóstico.
   - Alonso ha desaparecido -le informó la joven, cuando estuvo segura de que nadie les escuchaba.
   - No me extraña: debe haber notado algo raro. Alguien está intentando envenenar a Goya. Cambiar la Historia.
   - Tenemos que investigarlo.
   - Déjalo a mi cargo. Salvador necesita estas muestras: puedes pedirle otro móvil como el mío. Así te mantendré al tanto.
   Amelia se sorprendió al notar la mirada de preocupación de su compañero. ¿Intentaba ocultarle algo?
   El enfermero forzó una sonrisa. No consiguió engañarla. 
   - Volveré pronto, Julián...
  
   * * * * * * * * * *
  
   (Oficinas del Ministerio, 2015)
   El subsecretario recibió el maletín médico y dedicó un gesto de aprobación a los dos agentes.
   - Gracias a ambos. Velázquez, me ha sorprendido usted gratamente: puede retirarse.
   Salvador aguardó hasta quedarse a solas con Amelia, antes de abordar el problema:
   - Señorita Folch... si la enfermedad de Goya vuelve a estar controlada, ¿por qué no han regresado Alonso ni Julián?
   - Están investigando algo más. Julián ha encontrado pruebas de que alguien intentaba adelantar la muerte de Francisco de Goya. Aún no sabemos quién, pero no se puede dejar ese cabo suelto.
   - ¿Alguien intenta cambiar deliberadamente la Historia? ¿Como Leiva? ¿O como Lola?
   - Pronto lo sabremos, señor. Pero ya que estamos a solas, tengo que hablar con usted de algo más.
   Amelia estaba muy pálida: claramente, temía abordar el tema, pero estaba decidida a hacerlo.
   Salvador mantuvo su habitual aplomo, pero era pura fachada. En el fondo, él temía mucho más aquella conversación. Y sabía que no podía evitarla.
   - Julián tiene miedo de algo -continuó ella-. Y sé que es difícil asustarle: le he visto salvar gente de situaciones muy peligrosas. Desprecia su vida por completo. De hecho, hemos llegado a tener que impedir que se la quite.
   Su superior asintió, pensativo:
   - ¿A dónde quiere ir a parar?
   - Se niega a decirme de qué ha hablado con usted -Amelia le miró con aire de reproche-. Supongo que usted se lo ha prohibido. Siempre ha confiado en mí más allá de cualquier límite, pero ahora le detienen las normas. Sé que es su deber... pero no me gusta. Necesito tener toda la confianza de mi patrulla.
   - Es comprensible. No volverá a suceder. Pero por una vez, he tenido que hacerlo para ponerle a prueba. Veo que ahora él respeta la cadena de mando. Es lo correcto.
   - Él nunca había sido tan cuidadoso con las normas. Si quiere usted mantener mi confianza, necesito que me hable con claridad. ¿Qué es lo que teme?
  
   * * * * * * * * * *
  
   (Huesca, 1053)
   Salvador guió a Amelia a través de  los lóbregos pasillos de las mazmorras del Ministerio. La visita había sido breve, pero desagradable. La joven respiró con disimulado alivio cuando al fin regresaron al aire libre.
   - Ya lo ha visto -sentenció el subsecretario-. Si vuelve a pasarse de la raya, esto es lo que le espera.
   - Él ya ha estado encerrado en un psiquiátrico. Esto le puede asustar, pero no tanto.
   - Le he amenazado con encarcelar a alguien más la próxima vez. No sólo a él, sino también a cualquier otro responsable indirecto de su indisciplina.
   El subsecretario no apartaba al vista de Amelia. Ésta, horrorizada, comenzó a comprender.
   - ¿Yo...? -la joven se rehízo como pudo. ¿Cómo no se había dado cuenta antes? El precio de la responsabilidad-. Claro. Soy su superior.
   - No se preocupe: si no me da usted un motivo mucho mayor que ése, no pienso hacerlo. Pero él debe creer que sí. Es lo único que parece funcionar. ¿Comprende?
   Amelia torció el gesto. Pero asintió.
   - Supongo que ya lo sabe... Julián regresó en cuanto supo que usted estaba hospitalizada -Salvador la escrutó con la mirada-. Lo ha superado todo, por usted.
   - Sé lo que insinúa, pero no tema. No sé de dónde salió aquella foto de boda, pero es imposible: un matrimonio en mi época me daría ciertos problemas. Y él... sólo piensa en su mujer -Amelia miró a su superior a los ojos antes de continuar- Compréndalo: él ya estaba muy mal por ese tema antes de entrar en el Ministerio. Con tantas puertas al pasado, no podía pasar página. Lo presentí: le avisé varias veces, pero siempre me lo ocultaba.  De verdad, ¿usted no lo había previsto?
   Salvador le dio la espalda y emprendió el camino de regreso.
   - Oh, sí. Ya lo creo. Más de lo que usted se imagina.
   - ¿Disculpe...?
   El subsecretario recorrió los pasillos sin mirar atrás. No quería que Amelia le viera la cara.
   - Todos tenemos muertos. No es el primer caso. Pero sólo había una manera de que él cerrase el tema.
   - ¿Lo permitió usted a propósito? -se escandalizó ella-. ¿Para darle un escarmiento?
   - Hubo un caso similar, hace años. Un agente veterano; ya estaba casi retirado. Y en un alto cargo.
   - ¿Lo consiguió?
   - No. Su mujer había fallecido de un modo totalmente imprevisto. Era imposible anticipar lo que iba a suceder, hasta que ocurrió. Sabía que ella iba a morir, pero sólo porque realmente había muerto. Si hubiera impedido la defunción, nunca se habría llegado a saber el momento y el lugar del accidente... y no habría podido evitarlo. Salvarla habría creado una paradoja.
   - ¿Así que no lo consiguió?
   - Ahí está lo interesante. Sabía cómo salvarla, y lo hizo. Y entonces se borró de su memoria lo que recordaba sobre aquella muerte: se encontró en el mismo tiempo y lugar, pero esta vez sin saber nada, así que ella murió de nuevo. En su mente se mezclaron las dos cosas. Todo se repitió indefinidamente. Hasta que un compañero fue a buscarle y le sacó a rastras por la misma puerta.
   - Y enloqueció, supongo.
   - Él, no. La puerta, sí. Quedó en bucle; está bloqueada en aquel día. Las dos opciones se repiten eternamente, sin poder avanzar hacia ninguna. Es la puerta 58.
   - ¿Y él...?
   - Tuvo su castigo, créame. Lo tuvo. Pero se reformó y volvió al trabajo. Así aprendió que no se puede mejorar la Historia. Sólo impedir que empeore. Eso a él no le ayuda mucho; pero sí a otras personas. Algo es algo.
   Habían regresado al despacho de Salvador. Amelia cerró la puerta y miró a su superior con aire de reproche.
   - ¿Por qué no nos contó esto mucho antes?
   - Porque con aquel agente no sirvió de nada. Él tampoco era el primer caso: estaba avisado. Pero se aferraba a la posibilidad de que su resultado fuera diferente. Podía aceptar que fuera una probabilidad remota, pero no nula. Todos los que lo han intentado piensan eso.
   El subsecretario tomó asiento tras su escritorio y fingió concentrarse en otros documentos.
   - ¿Necesita algo más?
   - No, gracias, señor. Debo retomar la investigación.
   Salvador la despidió con cortesía y le deseó suerte. Una vez a solas, contempló con tristeza el retrato de su difunta esposa. En su mente, todavía se repetía aquel maldito día. Eternamente.

(CONTINUARÁ...)

2 comentarios:

Percontator dijo...

¡Bravo! ¡Qué bueno! :)

KalEl el Vigilante dijo...

La piel de gallina, y gran homenaje a "El día del padre" de DW ;)