07 abril 2015

El Ministerio del Tiempo - 7: "Tiempo de venganza"

Julián ha dejado colgada a la Patrulla para perseguir sus anhelos imposibles de volver a estar con Maite. Mientras el de 2015 suplanta a su propio yo de 2012, en 1844 Alonso de Entrerríos agoniza en una celda, con un tiro en el estómago, y una desesperada Amelia lo colma de tiernas promesas tratando de que no se muera. Pero el veterano de los Tercios sólo quiere un confesor.

Es sólamente uno de los podersosos momentos narrativos que consigue "Tiempo de venganza". Sin menospreciar a los anteriores, el séptimo capítulo de El Ministerio del Tiempo nos trata, a los espectadores, como mayores de edad ministéricos y nos presenta, sin despeinarse, los siguientes saltos temporales a lo largo de su trama:
1960-1962?-1841-2005-1053-2003-2015-1053-
2015-1053-2012-2015-2005-2012-2005-1844-
2015-1844-2012-1844-2015-2012-2015

Si no nos hemos dejado alguno más por el camino. Pero la filigrana no está en eso (que se combina además con versiones de años distintos de unos mismos personajes interactuando o suplantándose) sino que los guionistas (Javier Olivares y Anaïs Schaaf) y el director (Jorge Dorado) han sabido plantearlo televisivamente sin que parezca filigrana, sin que parezca complejo, sin que parezca forzado. El episodio es el que es, y emplea más esfuerzos en plantear la intriga de Leiva, las historias de los funcionarios de cada época, o los dramas románticos de Irene y Julián (empezamos y acabamos con un primerísimo primer plano desenfocado de cada uno de ellos), que son realmente el vínculo troncal de toda la trama.

El segundo plano, sin embargo, es una de las virtudes de esta serie y no sólo en su sentido literal (aquí volvemos a tener un ejemplo con el subsecretario de 1844 obligado a jugar a la gallina ciega). Por el camino, de fondo o en situaciones más destacadas, nos encontramos con destellos momentáneos tan atractivos como volátiles: la misión en el siglo XVIII o la de la patente de la fregona, la amargura de Julián, los atisbos del Ministerio de 2005, el contacto entre la Angustias de entonces y su yo de 2015 (y su jefe), el inoperante subsecretario Redón de 1844, el contraste entre el Leiva eficiente y el atormentado caído en desgracia, los diferentes estadios por los que atraviesa Irene en 1960, 2005 y 2015. Y en casi todos los momentos, el subsecretario Salvador Martí, un Salvador implacable, acorralado y casado con el deber.

Hoy sabemos ya con certeza, por ejemplo, que Salvador mentía cuando dijo que era imposible viajar al futuro, pues en el Ministerio de 1844 hay puertas (varias) que conducen al mismo Ministerio en 2015. Sabemos que las alteraciones en el pasado pueden pasar desapercibidas para el presente si se llevan en paralelo con el mismo (caso del fax entre Angustias  y la llamada de la de 2005 al Salvador de 2015). Que la regente María Cristina quería cerrar el Ministerio. Que Irene nació en Alicante en 1930. Todo eso es importante y añade dimensiones extraordinarias al universo de la serie: pero aún más importante es la incapacidad de Julián para mirar a los ojos a su ligue de una noche mientras se acuestan, la frialdad de Leiva para cambiar la historia por mera venganza desmedida o el dolor de Amelia mientras Alonso se le va muriendo en los brazos.

La apuesta por la trama crece al mismo ritmo que la apuesta por los personajes. Y es esa doble apuesta la que eleva, en definitiva, El Ministerio del Tiempo al panteón de los imprescindibles de la televisión española. La sensación de que no todo está explicado aún. De que aún queda mucho que explicar, mucho que explorar, mucho que vivir y mucho a lo que exponer a los personajes. De que la serie puede continuar décadas en antena y no sufriría nunca de agotamiento creativo, porque tiene el gen de la vitalidad profundamente incrustado en su esencia: todo el tiempo como campo de juegos, en todas sus combinatorias, pero también todos los matices y la evolución de sus personajes. Tan apasionantes como la propia Historia.

15 comentarios:

Er-Murazor dijo...

Que Irene nació en 1930 ya lo dijeron en el capítulo 1. Lo de Alicante ya no lo sé.

Javier Olivares ha dicho en varias entrevistas que no se puede viajar al futuro de 2015. El tiempo es el que es, y ahora mismo (sea lo que sea que signifique eso xD) no hay futuro más allá de 2015, así que está descartado que un fincionario de 2030 abra una puerta y se plante aquí. Cuando dicen en el E01 "no se puede viajar al futuro" se refieren a más allá de 2015. A mi no me simpatiza, pero es lo que hay.

Por lo demás, de acuerdo en que este ha sido un capitulazo.

KalEl el Vigilante dijo...

En efecto, Er-Murazor, eso es lo que han dicho Javier y Salvador ;) Pero si hay una puerta en el Ministerio de 2015 que conecta con otra del Ministerio de 1844 (la 678), ¿a dónde conduce, en sentido contrario, en 1850? ¿En 1950? O ya puestos, en 2015.

;)

Er-Murazor dijo...

Esa es buena pregunta para Javier. Supongo que en esas fechas no conducirá a ningún lado hasta que el tiempo no avance y vaya creando años futuros. Conste que a mi esta explicación no me gusta, solo voy comentando el canon de la serie. Por mi, encantado de que Javier y Salvador hayan mentido y sí se pueda ir al futuro de 2015, pero lo dudo.

Alfonso Salazar dijo...

Kalel, a tu juicio ¿cómo sabe Angustias que tiene que enviar un fax a 2015?

Daniel Sueiro López dijo...

¿Como sabe Angustias que tiene que enviar un fax a 2015?

Porque en el Ministerio del tiempo siempre saben cual es el "presente". Por eso tienen portátiles o móviles en cualquier año, porque según avanza la técnica, el ministerio surte desde el "presente" a todas las épocas.

En cuanto a que se pueda o no viajar al futuro. Lo que nos han dicho es que no se puede ir más allá de 2015, porque 2015 es el "presente" y el futuro aún no ha ocurrido. La puerta que en 1850 apunta a 2015, debió apuntar primero a 1850, 1850 + 1 día, etc. osea apunta al "presente".

La serie se basa en que las puertas avanzan con el tiempo, o eso se menciona alguna vez, salvo en casos como la puerta del capítulo del rescate de Abrahan Levi o la puerta que usa un funcionario para ir a ver siempre el mismo partido de fútbol.

Esto permite que vayan y vuelvan en varias ocasiones en un capitulo a través de una puerta sin que se encuentren siempre a la misma hora del mismo día al pasar por ella.

Si esto no fuese así no podrían vivir aún en sus años respectivos como hace por ejemplo Amelia.

En la serie quedan cosas por explicar por supuesto, como porque si las puertas avanzan siguen pudiendo ir a cualquier tiempo, incluso al paleolítico si no recuerdo mal, o si se crean nuevas puertas o solo hay un número limitado.

Esperemos disfrutar de muchas temporadas para que desarrollen mucho más la historia.

Alfonso Salazar dijo...

Sí, yo veo claro que las puertas tienen su vinculación siempre al presente (sea cual sea). Es decir, que en 2016 se abrirá una puerta que lleve a 2015, y así ha sucedido desde su descubrimiento. Lo que no queda claro es cómo se habilitan técnicamente. Cuando hoy mismo se pase de la puerta X de 1850 al Ministerio, se llegará al 7 de abril de 2015. Si se hubiese atravesado esa misma puerta hace diez años, habría llevado a 2005. Por eso, supuestamente, no se puede viajar de un año a cualquier otro (por ejemplo de 1125 a 1980) si estamos en 2015. hay que pasar de 1125 al Ministerio en el momento presente y de ahí buscar la puerta que conduce de 2015 a 1980.
Sí es interesante lo que planteas, Daniel, del avance del tiempo pasado, entiendo que cada puerta no lleva siempre al mismo día y al mismo momento (con esa excepción de las puertas-bucle), por eso debe ser complejo el sistema de identificación de a qué día y momento lleva cada puerta y tienen incluso una app.
Sí veo que puede confundir a veces para sacar conclusiones que el pasado "fue un presente" en su momento, claro, pero es un presente relativo. La línea roja de existencia es el presente real, esto es, el día de hoy y ninguna puerta puede llevar a un momento posterior a 2015.
Por eso, lo del fax no me cuadra: Angustias toma la decisión en 2005 de enviar un fax a un día futuro, en 2015, cuando desde 2015 no han solicitado nada ni comunicado previamente con ese día concreto de 2005, pues desconocían que hubiese ocurrido algo (la doble aparición de Leiva). Es decir, se ha dado un salto hacia delante que me parece sobrepasa esa línea roja. No sé si me explico...

KalEl el Vigilante dijo...

En mi opinión, el tema de Angustias puede resolverse de muchas formas. Mi preferida es que, tras recibir el fax, la Angustias de 2015 envía un acuse de recibo a la Angustias de 2005, pero a un minuto antes de que envíe el fax, para que sepa a cuando tiene que enviarlo.

Si aplicamos el método científico a lo que hemos experimentado en la serie, no hay tantas certezas sobre el presente: hasta ahora no hemos visto nada que indique que cada tiempo no considera el presente su momento. Para 2015 el tiempo es el que es hasta 2015, como para 1714 el tiempo es el que era hasta 1714. Eso se relaciona directamente con algo que habíamos comprobado en el caso de cada puerta: que todas tienen dos lados, uno sincronizado con el presente (el que sea, todas las puertas existentes en cualquier momento dado dan a la misma era desde un lado) y otro separado un número variable de horas, días, meses y años, constante en todos los casos excepto en el de las puertas en bucle. Si estamos en 2015, todas las puertas dan a 2015 desde uno de los lados y a un cierto número de años hacia el pasado por el otro. Por eso es imposible viajar al futuro usando las puertas del Ministerio. Esto se aplica también a las puertas clandestinas que usa Lola: en los dos casos, estaban sincronizadas con las oficiales por uno de los dos lados. En ese sentido, lo que dice Salvador en el primer capítulo se confirma: no se puede viajar al futuro.

Ahora bien: ¿qué ocurre con el otro lado de las puertas? Si damos por igualmente válida la afirmación de que el tiempo transcurre parejo en ambos lados de cualquier puerta que no esté en bucle, llegará un momento en que el lado B de una puerta supere al presente del lado A de las que están en el Ministerio. O dicho de otra forma: si en 2015 fuéramos al granero en el que aterrizan los protagonistas en el primer episodio y cruzáramos la puerta, deberíamos aparecer en el Ministerio del siglo XXIV. Para evitar eso, por supuesto, pueden bloquearse puertas periódicamente.

Pero en el episodio 7 vimos una situación ligeramente distinta: una puerta del Ministerio de 2015 que conecta con el Ministerio de 1844. ¿El subsecretario Redón puede defender ante sus hombres que no se puede viajar al futuro? Tal vez también lo afirme, pero sabríamos con certeza que es mentira, que hay por lo menos 1 (y según Leiva, varias) puertas que unen 1844 y 2015. Eso sigue manteniendo la lógica general de puertas: uno de los lados está sincronizado con el resto de las puertas (2015 para los que vienen de 2015). Pero todo parece indicar que el tiempo sigue transcurriendo parejo en ambos lados (según la transmisión de las cámaras de seguridad y el tiempo que pasa en el siglo XIX cada equipo que atraviesa la puerta), por tanto en 1845 esa puerta llevará a 2016, y en 1900 a 2081. Y si atravesamos el lado B de la puerta en el Ministerio de 2015, iríamos a parar a 2186.

2015 es sólo el presente para los que son de 2015. Cuando el año que viene la serie transcurra en 2016, 2016 será el presente y el año con el que irán sincronizados los lados A de las puertas. Y la que atravesaron esta semana para ir a 1844 llevará a 1845.

El análisis de los datos no es concluyente, pero por el momento arroja una probabilidad más alta que el resto: que Salvador miente y sí se puede viajar al futuro. Pero probablemente sea labor del subsecretario asegurarse de que no se hace.

Alfonso Salazar dijo...

Muy interesante el análisis. Yo lo que deduzco es que el lado B nunca superará al A, porque siempre avanzan a la par. Aunque no queda del todo claro cómo se abren las puertas, ni cuántas hay, etc... pero sí que excepcionalmente hay puertas que siempre dan a un mismo día. El manejo de los viajes en el tiempo es complejo por las paradojas que implica, aunque los guionistas en general lo están resolviendo bien.
Por esa razón, en 2016 se abrirá una puerta a 2015 (que será ya pasado). Desde 1844 las puertas llevarán siempre al momento presente (sea 2015 o 2016, o 1930). Eso justifica como bien dices que la puerta que en el episodio 7 llevaba de 1844 a 2015, en 1845 debería llevar a 2016, lo que sucederá cuando 2016 exista. Será la misma puerta que desde 1844 llevaba al presente del capítulo 7. No debería existir una puerta desde 1844 que pueda llevar a un año anterior al presente.
Incluir puertas al futuro (puertas que llevan a más allá de 2015), sí creo que podría hacer todo mucho más complejo, pero todo puede ser.
El Salvador de 2015 sí podrá decir que se puede ir al futuro, siempre y cuando estemos en 2016. De hecho, todos los reclutados van al futuro de su presente cada día cuando van a trabajar.
En cuanto a lo del fax de Angustias, sigo sin verlo claro. Ella decide en 2005 enviarlo a 2015 ¿por qué no lo envió a 2008, o 2010, o 2024? Los que estaban en 2015 (incluida Angustias) desconocían la huida de Leiva y que este cambiaba el pasado.
un saludo

Alfonso Salazar dijo...

Sin embargo, empiezo a comprender lo que dice Daniel acerca de que la Angustias de 2005 sí sabe que el presente está en 2015... De esa manera se justifica que lo envía directamente a 2015. Aunque no quedó claramente expuesto en el capítulo.

Daniel Sueiro López dijo...

Si en lo que nos lleva dicho la serie a día de hoy no hay mentiras, o errores, no se puede viajar al futuro, por lo tanto debemos creer que no todo el "tiempo" esta ocurriendo a la vez sino que únicamente ocurre simultáneamente todo el tiempo desde 2015 hacía atrás.

Parece ademas que todo problema que existe se resuelve desde el ministerio del "presente".

Hay misiones como salvar a Abraham Levi o recuperar el albarán del Guernica que tiene sentido que se realicen desde 2015, pero con otra no tiene tanto.

Podríamos justificar que el Ministerio de 2005, por ejemplo, no reciba la noticia del embarque erróneo de Lope de Vega y envíe un equipo a arreglarlo si nos imaginamos que la puerta más cercana a 1588 en el MdT de 2005 fuese una que apuntase a 1578 y por lo tanto hasta 10 años después no hay noticia del erróneo embarque o más bien no hay posibilidad de ir a arreglarlo.

El problema es que creernos que desde ninguna época entre 1588 y 2015, cuando estas fueron presente, se recibiese el aviso del error, es difícil de encajar.

El subsecretario Redón pudo, por ejemplo, defender ante sus hombres que no se podía viajar al futuro cuando 1844 fue el "presente", pero en el momento en que el tiempo avanza y 1844 deja de ser el presente todos los funcionarios del ministerio de 1844 reciben material del "futuro/presente" y por lo tanto la conversación en la que Redón les dijese que no pueden viajar al futuro, tendría que desaparecer porque ya no tendría sentido. Y si el presente se reescribe al convertirse en pasado podrían ser que ya hayan salvado varias veces a Lope de Vega?

Y ahora voy a tomarme una aspirina y ya si eso dejo de pensar en retorcer el continuo espacio tiempo un rato.

Álvaro Laviana Marín dijo...

Yo tenía una serie de teorías acerca del tema "viajar al futuro sí o no", pero este último episodio las ha tirado por tierra, así que voy a proponer otra:

¿Y si el Ministerio va a ser cerrado en un futuro próximo? Imaginemos que la temporada termina con el Ministerio cerrando (al menos hasta que lo reabran en la segunda temporada, claro) de tal manera que se cierren las puertas antes de que se creen más.

La gente del pasado no tendría tecnología posterior a 2015, ni podría viajar más tarde de 2015, porque no hay Ministerio más allá de 2015.

Para una segunda temporada, resulta que la historia cambia por yo qué sé qué y el Ministerio se reabre, quizás acabando con la limitación de viajar al futuro.

Ronin, Er Padawan dijo...

Coherencias internas a parte, la opción mas jugosa argumentalmente (al menos en mi opinión), es que Salvador miente. Eso nos dejaría un sin fin de interesantes tramas para futuras temporadas, donde podríamos ver viajes al año 3000 o similares.

Por otro lado, si realmente no se puede viajar más allá de 2015, nos dejaría una opción inquietante. ¿Es acaso el 31 de Diciembre de 2015 el fin de los días?

Vanessa Cacho oliva dijo...

yo entiendo lo de las puertas como lo explica kalel(o marcos que no se que poner), y es logico pienses que salvador miente, si por ejemplo la puerta que va del 2015(lado A digamos) al 2005 (lado B)la atraviesan desde 2005 por el lado b viajaria 10 años adelante y si en 2015 sigue en el ministerio va a llevar al 2025,eso está claro...


Lo de que en el 2015 es el fin de los dias o se cierra el ministerio podria ser, igual que podria ser que se destruyera, y desaparecieran las puertas del mapa, igual que se quemó la del confesionario (y se supone que el lado del 2015 simplemente desapareció...)se podria incendiar el ministerio por ejemplo en el 2016 y desaparecer las puertas por los dos lados...


lo que pasa es que aun asi seguirian existiendo las de lola y las otras clandestinas, asi que o Salvador miente, que seguro que miente el cabrón elegante,o cuando dice q no se puede viajar al futuro se refiere a q está prohibido ...


esto me cuadraria mucho porque hemos visto que algunas puertas estan vigiladas para q no las usen hacia el futuro (como la del granero o la del barco...)y puede que las del 2015 que vayan a 1futuro esten aun mas vigiladas, pueden estar hasta en un bunquer, caja fuerte,habitación del panico..

y si se cerrara el ministerio en 2015 también miente, porque lo hemos oido decir algo asi como "no quiero pasar a la historia como el subsecretario del ministerio del tiempo cuando se cerró" y tanto si se cierra como si como si esta escondiendo las puertas del 2015 hacia el futuro algo sabe, y en algo miente, y algo esta ocultando...

lo que si tengo la duda de porque no combinan varias puertas, por ejemplo si leiva va del 2015 al 1844 alli podria ir del 1844 al 1841 usando la misma que julián utiliza para ir del 2015 al 2012, y luego volver a travesr las dos puertas con su hijo para salvarlo
...

en ese caso podrian tener las puertas bloqueadas, pero en el caso de la puerta bucle, que hablaban de quedarse 9 años atrapados...
no podrian cojer por ejemplo esa que uitliza julián pero en sentido contrario y ir 3 años hacia delante 3veces, y luego ir hacia la de 2015???y asi mil combinaciones posibles,con tantas puertas que tienen,podrian hacerlo.

Vanessa Cacho oliva dijo...

Ah, lo d Angustias creo que ella da a entender que no se aclara con los aparatos y se lo quiere enviar al subsecretario de su epoca y envia el fax al 2015 y a ella misma por error...
incluso esta acojonada por la cagada,y porque tiene miedo de leer una fax escrito por ella misma,incluso de escuchar su propia voz (como si fuera medio encuentro con su otro yo!)
pues anda que si ve al julian escuchandose a si mismo del pasado y metiendose en su casa, y en su cama con su mujer del 2012 le da algo a esta mujer,y si se entera la que va a liar Salvador...

cambiando de tema, alguien mas se veia venir que Irene era la que habia traicionado a Leiva...?yo llevo diciendolo desde que apareció Leiva, y mas cuando le dijo a ella que queria saber quien, además se veia que tenia remordimientos...

Daniel Sueiro López dijo...

Entrevista a Javier Olivares en El Mundo

"42. Hola Javier, mi enhorabuena por ese soplo de aire fresco que le habéis dado al mundo de las series con este Ministerio. ¿Os habéis planteado, para futuras temporadas, "abrir" puertas al futuro? Saludos.

No. El tiempo es para nosotros como un barco por el mar. La proa, la que avanza, es en el 2015. Hacia atrás se puede volver. Hacia delante, no"

http://www.elmundo.es/elmundo/encuentros/elmundo/2015/04/13/javier-olivares/index.html